domingo, 3 de diciembre de 2017

MI ÚLTIMO LIBRO

Ante todo quiero daros las gracias a todos y a todas que pasáis por aquí y dejáis vuestra huella con un comentario, cosa que me ilusiona mucho.
 
Dicho esto, os presento mi último libro en el que encierro mis sentimientos y fantasías.
Os dejo los enlaces que me ha enviado la editorial.
 

enlaces del último título subido a plataformas: Sentimientos en versos de Piedad Martos Lorente

 

http://www.esebook.com/product/474717/sentimientos-en-versos

 

https://www.amazon.es/dp/8417286373/ref=sr_1_4?ie=UTF8&qid=1511451682&sr=8-4&keywords=sentimientos+en+versos

 

https://www.ldlibros.com/catalogo-libros-ldelibros/3301/Sentimientos-en-versos

 

 

Cursé estudios en la universidad de la vida

mi pupitre fue los obstáculos que encontré a lo largo de mi camino,

mi asignatura preferida es:

los valores que guarda este libro

y que hoy comparto contigo.

 

Saludos.

domingo, 19 de noviembre de 2017

AHORA TOCA UN RELATO

MESA REDONDA

 

Deja que tu imaginación te lleve a una sala, en cuya estancia podemos encontrar una mesa redonda junto a la ventana que ilumina la habitación. En la pared de  la derecha, se halla un mueble, sobre el cual, se ve un televisor apagado. En la pared de  la izquierda se encuentra una chimenea encendida que calienta el hogar. Sus llamas  parecen jugar entre sí, disputándose el pico más alto. Frente al fuego, un confortable sofá te invita a reposar mientras sigues con la mirada el juego de la lumbre.

Es un día de invierno, en la calle llueve suavemente sin cesar. En los cristales van quedando marcados los surcos que forman los finos chorritos de agua.

Dos parejas de entre treinta y cinco y cuarenta años están sentadas a la mesa, saboreando el humeante café recién salido de la cafetera.  Sobre la mesa, junto a las tazas, tres móviles esperan a ser encendidos. Los hombres hablan entre sí e igualmente las mujeres.

 

El móvil de una de ellas avisa de que ha llegado un whatsapp. Lo coge y lo abre. La otra mujer también coge su móvil y lo abre. Los hombres siguen hablando, pero por poco tiempo, ya que uno de ellos imita a las mujeres. El otro hombre coge el periódico y ojea los titulares. Lo deja otra vez en su lugar. Echa la espalda hacia atrás hasta apoyarse en el respaldo de la silla. Mira hacia la calle y por unos instantes contempla la lluvia. Después, observa a sus acompañantes de mesa lo entusiasmados que están con lo que muestra la pequeña pantalla. Hace algunas preguntas escuetas, a las que contestan con monosílabos. El hombre empieza a bostezar, el silencio reinante le produce aburrimiento y le dan ganas de estirarse en el sofá y dormir, pero le parece una falta de respeto abandonar la reunión. No, su educación no le permite hacer algo así. Aunque… Lo que hacían sus compañeros no era mejor. Es cierto que estaban físicamente, pero lo habían abandonado mentalmente. Cada cual con su móvil. De pronto pegó un puñetazo en la mesa que hizo bailar las tazas vacías, de cuyo estremecimiento, las tres personas conectadas dejaron caer los aparatos. Sorprendidas se miraron entre sí. No comprendían el por qué de su actitud.

 

Hombre llamado Daniel: Nos hemos reunido hoy porque hacía mucho tiempo que no nos veíamos, y claro, parece ser que ya nos hemos visto. Salta a la vista que estamos bien, de eso no hay duda, ¿pero no tenéis nada de que hablar? Si es así, será mejor que cada uno se valla a su casa…

Hombre llamado Javier: ¿Nos estás echando de tu casa?

Daniel: No, no es eso. Quiero tener una reunión de personas y no de móviles. De personas que hace tiempo que no nos vemos y con las que siempre me he sentido bien, a gusto y me he divertido.

Silvia: Perdona, Dani, no era mi intención, pero…

Mari: Bueno, es que la gente te escribe, te manda cosa y si no contestas parece que no está bien.

Daniel: Ah, parece que no está bien, ¿y tú ves bien esto? Yo también tengo móvil. Lo tengo ahí, encima del  mueble. Si me llaman contesto, pero no me pongo a chatear con nadie, y menos en una reunión de amigos. Así que dejáis los móviles o la reunión se ha acabado, así de claro.

Javier: Tienes razón, yo soy el primero que no lo he tenido en cuenta.

Daniel: ¿No os dais cuenta el poder que tienen estos aparatos sobre la sociedad? Nos están apartando de los amigos, incluso de la familia. Con lo bonito que es reunirte en cualquier lugar, charlar, echarte una partida de cartas o de dominó, en un día como hoy.

Silvia: Tienes toda la razón. Por mí está hecho. Me guardo el teléfono y jugamos, si es que los demás quieren.

Mari: Yo también lo guardo y hago lo que queráis.

Javier: Venga, vamos con esa partida.

 

Daniel retira las tazas y saca el dominó. Comienza la partida y con ella, la tertulia.

 

Daniel: ¿quién tiene el seis doble?

Silvia: Yo.

Daniel: Pues abre el juego.

 

Mientras juegan, hablan, explican chistes y ríen. El ambiente de la sala se ha vuelto cálido y acogedor.

 

Acaba la partida, esta la ha ganado Silvia. El resultado le ha hecho efecto. Ríe y grita de júbilo.

Daniel saca cuatro copas y una botella de licor. Sirve a sus invitados y brinda con ellos.

 

Daniel: Por nosotros, para que esta reunión se repita más a menudo. (Chin, chin.)

Entre bromas y risas se acaban las copas. Daniel las vuelve a llenar. Silvia no está acostumbrada a beber alcohol y se ha puesto colorada. No para de reír, todo le hace gracia, sobre todo lo que dice Daniel.

Todo le da vueltas. Se levanta de la silla para ir al lavabo, aunque no sabe si va a llegar a tiempo.

A su regreso, los ocupantes de la mesa se la quedan mirando. El color de su cara, ahora es blanquecino.

Mari: ¿Te encuentras bien, Silvia?

Silvia: Sí, un poco mejor, gracias.

Daniel: ¿Estás mala?

Silvia: No… Bueno, no sé lo que tengo.

Javier: Eso es el licor que nos ha servido Daniel, que Dios sabe lo que será. Lo mismo es matarratas, jajaja.

Daniel: No, hijo, no. Yo no tengo esas cosas en mi casa. Lo que aquí hay son licores de calidad. Eso es que no está acostumbrada a beber.

Silvia: No, no es eso. Es que tengo el estómago un poco raro… Parece que tengo algo ahí dentro que revoletea… que me produce cosquilleo.

Mari: ¿No tendrás mariposas?

 

Daniel: ¿Mariposas?

Javier: Cómo es eso, Silvia, ¿te has tragado una mariposa?

Silvia: (enrojecida) ¡Pero qué tonterías estáis diciendo!

Mari: No son tonterías. Tú estás enamorada, no hay más que mirarte para verlo.

Javier: Enamorada, ¿de quién? ¿Has vuelto otra vez con ese chiflado?

Silvia: Que no, hombre, que no. Mari está borracha… ¡A ella sí que le ha hecho efecto el alcohol!

Daniel: (sonríe y mira fijamente a Silvia. Esta esconde la mirada) ¿Pero es verdad o no es verdad que tienes mariposas en el estómago?

Silvia: Yo no sé lo que es eso.

Mari: Acabas de decir que tienes algo que te hace cosquillas. Si eso no son mariposas, ya me dirás lo que es.

Daniel: Eso también me pasa a mí desde hace mucho tiempo, incluso cuando Silvia tenía pareja. Cada vez que la veía, se me ponía el estómago revuelto.

 

(Javier y Mari ríen fuerte. Silvia no se atreve a levantar la mirada, que la tiene fija en la copa.)

Daniel: (pone su mano sobre la de Silvia) Tranquila, no pasa nada.

Javier: (mira a su pareja con complicidad) Mari, ¿nos vamos nosotros? Tengo algo que hacer preciso. Gracias, Daniel. Silvia, a ver si salen esas mariposas y te dejan en paz, jejeje.

Mari: Adiós, pareja. Me alegro de haber desvelado lo que estaba a la vista y que ninguno se atrevía a dar el primer paso. ¡Mucha suerte a los dos!

 

Piedad Martos

 

domingo, 5 de noviembre de 2017

SENTIMIENTOS EN VERSOS 5

ASÍ ERES TÚ

 

 

Tus gestos derraman cariño,

tus palabras derraman dulzura,

de tu corazón brota la bondad

que te acompaña desde la cuna.

 

Tus manos me ofrecen cuidados,

tus sentimientos me alientan el alma,

tu presencia me da fuerza

cuando me acompaña tu mirada.

 

Quiero disfrutar de tu compañía

aunque tu sentido se haya ausente,

quiero tener tus manos con las mías

y pensar que eres fuerte.

 

Hablarte sin entenderme,

acariciar tus mejillas,

besar tus labios callados

y dedicarte mi sonrisa.

 

Quiero apagar la angustia

que me produce tu estado,

quiero que vivas la vida

siempre a mi lado.

 

Siento que te pierdo lentamente,

que tu afán por ayudarme se apaga,

que aunque quieres protegerme

la vida se vuelve amarga.

 

Pero aun así lucharé

para seguir unidos,

cumpliendo la promesa

que un día nos hicimos.

 

 

Piedad Martos Lorente

domingo, 22 de octubre de 2017

SENTIMIENTOS Y FANTASÍAS 4

QUIERO LA LUNA

 

"Para mí quiero la luna

que ilumina el firmamento,

quiero jugar con ella

y con su brillo, bañar mi cuerpo."

 

"Calla, niña caprichosa,

no digas eso,

tú eres ser de la tierra

y la luna, astro del cielo."

 

"Tengo celos de las estrellas

y también de los luceros,

que pueden jugar con ella

cosa que yo no puedo."

 

"Con la luna no se juega,

es algo muy serio..."

"Pero yo quiero jugar con ella

y no me importa su precio."

 

"No pidas imposibles,

la luna es parte del firmamento,

y si tú la sacas de su lugar

el cielo estaría incompleto."

 

"Pero yo la quiero…"

 

"Calla, niña caprichosa

y compórtate con conocimiento,

la luna no te pertenece

porque es un astro del firmamento.

Mantén limpia la tierra

para que pueda brillar el cielo,

y así obtendrás el brillo

con el que quieres bañar tu cuerpo."

 

Piedad Martos Lorente

 

 

domingo, 8 de octubre de 2017

SENTIMIENTOS YFANTASÍAS 3

EN UNA ÉPOCA LEJANA

 

Érase un sobre

de una época lejana,

que llegó a un buzón

en una alegre mañana.

 

Unas manos temblorosas

sacaron su contenido,

y ojos brillantes

leyeron lo que había escrito.

 

"Anoche soñé contigo…

vendito sea mi sueño,

que me llevó a tu lado

como pluma que lleva el viento.

Sentí la suavidad de tu piel

y el calor de tu cuerpo,

mis labios besaron los tuyos

y mis dedos peinaron tu pelo.

Sentí el deseo de abrazarte,

de beber de tu boca,

de pedirte que seas mía

para apagar el fuego que me provoca."

 

Con emoción y deseo

la niña se preguntaba,

de quién era aquella carta

que a sus manos llegaba.

Érase su príncipe

enamorado y vigilante,

que le seguía sus pasos

enmudeciendo cuando la tenía delante.

 

Érase un sobre

de una época lejana,

que sin saber cómo

llegó a una niña enamorada.

 

Piedad Martos Lorente

 

domingo, 24 de septiembre de 2017

SENTIMIENTOS Y FANTASÍAS EN VERSOS. 2

ROMÁNTICA FANTASÍA

 

En los sueños de mis fantasías

a ti me veo abrazada,

bajo los astros del cielo

en una noche plateada.

Miramos al firmamento

abrazados en nuestro lecho,

el brillo de las estrellas

son las luces de nuestro techo.

La belleza que nos acompaña

hace feliz el momento,

en una noche romántica

cuando tus manos buscan mi cuerpo.

********

 

En mis noches sin sueños

una fantasía se ha disipado,

ni hay estrellas brillantes

ni a ti te tengo abrazado.

Ni mis ojos pueden ver

ni tú tienes salud,

ni existen astros en el cielo

que brillen más que tú.

Tú eres mi estrella,

mi luna y mi sol,

eres la luz que me acompaña

e ilumina mi corazón.

***************

En mi lecho junto al tuyo

cuido y velo tu descanso,

despierto mi sentido

para que tu sueño sea plácido.

Me olvido de las estrellas

y de mis sueños de fantasía,

de aquellas noches de verano

cuando los astro yo veía.

Pongo los pies en la tierra

mientras flota mi pensamiento,

sería maravilloso… Sí

Mirar abrazados al firmamento.

 

Piedad Martos Lorente

 

domingo, 10 de septiembre de 2017

SENTIMIENTOS EN VERSOS. 1

LA NIÑA QUE LLEVO DENTRO

 

La niña que llevo dentro

hoy siente nostalgia,

quiere salir de mi cuerpo

y volver a aquellas noches cálidas.

Aquellas noches de verano

que olían a paja recién trillada,

a cereales en la era…

A trigo y cebada.

Noches de estrellas

que iluminaban los caminos,

senderos y campos

entre almendros y olivos.

 

La niña que llevo dentro

me lleva con sus recuerdos,

al cauce del río

por caminos polvorientos.

Me baña en el agua,

canta y juega conmigo,

coge las flores que encuentra

en la orilla del camino.

Juega, corre y salta,

observa a los pájaros en su nido,

mira las nubes blancas

y al sol, que tras ellas se ha escondido.

 

La niña que llevo dentro,

guarda en su memoria

aquellos felices momentos

con los que hoy hace historia.

Historia para recordar…

Tal vez quiera escribir,

tiempos que nunca volverán

en los que ella, también fue feliz.

Por eso, hoy siente nostalgia

y quiere salir de mi cuerpo,

llegar a lugares olvidados

y llevarme con el pensamiento.

 

Piedad Martos Lorente